¿Animar al deportista?

Una vez casi metemos un gol
9 enero, 2017
¿Por qué mis resultados y mi juego han empeorado?
19 septiembre, 2018

¿Animar al deportista?

¿Animar al deportista?

Muy a menudo, más de lo recomendable, nos llegan mensajes de “cosas que debemos hacer para motivar a un deportista”, “que mensajes motivan a tus deportistas”, y no puedo evitar tener sentimientos encontrados respecto estos temas, siendo consciente que se parte de una intención buena, positiva, y orientada a mejorar el entorno deportivo, pero como se dice,  de buenas intenciones está el mundo lleno… esto no sería un problema si fueran cosas que simplemente se quedan ahí, que ni suman, ni restan,  pero no es el caso, este tipo de mensajes no ayudan al deportista a desarrollar sus habilidades ni como deportista ni como persona

esta imagen rescatada es una muestra de buenas intenciones…

En Mentalidad deportiva nos obsesiona la mentalidad de desarrollo, nos obsesiona como poder hacer que las personas con las que trabajamos desarrollen una mentalidad optima ante la vida, que les garantice tener las herramientas para poder enfrentar las situaciones queriendo crecer y buscando sentirse bien, independientemente de que esto tenga que ver con deporte, o con otras cosas que hacemos.

Hace poco, hablando con un entrenador sobre la importancia de planificar que tipo de mensajes lanzamos al deportista, y como incluir la individualidad en el grupo, me preguntaba ¿y qué puedo hacer yo para hacerlo bien?, me estaba pidiendo fórmulas mágicas que no existen, pedía frases-receta, que pudiera aprender para “vomitarlas” siempre y que todo fuera perfecto…(como si la perfección no fuera parte de lo que cada uno cree que es “lo perfecto”), ah no!!, que se refería a “lo perfecto” para referirse a lo que hace el resto y le sale bien, a lo que le ayudaría a ganar o a lo que no hará para hacer el ridículo o pasar vergüenza….. (Como si esto también fuera algo que alguna fuerza superior impone para hacer y conseguir las cosas….)

Pues bien, cuando estamos trabajando para crear una mentalidad orientada a crecer, no basta con el sentido común o seguir 10 reglas básicas…, necesitamos evidencias y eso es el tema de hoy, ¿Cómo elogiar a los deportistas para que crezca su mentalidad deportiva?

¿Cómo elogiar a los deportistas para que crezca su mentalidad deportiva?

A pesar de que se desarrolla en entornos educativos, nos encantan los estudios de Carol Dweck, es una científica estadounidense que ha estudiado entre otras cosas cómo afecta el elogio al desarrollo de los niños. Algunos de sus estudios son experimentos muy curiosos en lo que experimentan con tres grupos de niños a los que les ponen tareas más o menos difíciles. A un grupo les alababan su inteligencia “¡Qué bien! ¡Que listo eres!”, y al otro le alababan el esfuerzo “¡Wow! ¡Te has esforzado muchísimo!” y al tercer grupo era el grupo de control al que no le hacían ningún tipo de alabanza.

Los resultados son sorprendentes. En todas las tareas que les planteaban, los niños que eran alabados por su esfuerzo elegían enfrentarse a pruebas más difíciles, lo intentaban durante más tiempo y mantenían una actitud más positiva. Sin embargo, los que eran alabados por su inteligencia elegían mayoritariamente las pruebas más sencillas y se rendían antes cuando se encontraban dificultades, teniendo en general una actitud más derrotista.
La conclusión es sencilla, todos los niños intentan mantener la imagen que de ellos se había hecho su interlocutor: si se había llevado la impresión de que era muy listo, evitaban las pruebas difíciles que pudieran hacerles parecer “tontos”, rehuían el error, y lo veían como algo muy negativo; sin embargo, los que pensaban que el interlocutor se había llevado la impresión de que eran muy trabajadores, intentaban mantener esa imagen esforzándose más y escogiendo tareas que les llevaran más tiempo a pesar de ser más difíciles. 

¿Cuantas veces han visto a un deportista joven ganar todo, cambiar de categoría (y con ello elevar la dificultad) y desaparecer el talento del deportista? ¿ Han oído amenudo que lo peor que le puede pasar a un deportista joven es ganar la primera vez? ¿Y cuantas veces a ese deportista le han dicho que tiene un talento especial? Es lo mismo que decir que es inteligente…, cualquier cosa que amenace mi inteligencia, mi talento me puede hacer parecer tonto, torpe…¡y no la voy a querer cerca!

Pero esto de alabar la inteligencia o alabar el esfuerzo, no es  blanco o negro,  si el elogio al esfuerzo está vacío (no guía al deportista a la reflexión de sus acciones, no propone estrategias alternativas o se utiliza a pesar de que el esfuerzo no ha sido tal), al final se consiguen los mismos resultados que con los elogios a la inteligencia, presencia de conductas para evitar el error, o contentar a la figura de referencia.

Esto me lleva a la segunda pregunta que me hizo esa misma tarde el mismo entrenador cuando hablábamos sobre qué tipo de mensaje pre-partido debía lanzarles en una situación hipotética en la que se jugaban el descenso con unas opciones de ganar del 60%. Su primera propuesta era alabar a la capacidad del equipo y el “we can”…, después de debatirlo bastante, llegamos a que la única conclusión aceptable es a la necesidad de ser coherentes con el mensaje… ser AUTENTICOS, de no subestimar la inteligencia de sus deportistas intentando manipular su visión de la realidad (en vez de una probabilidad de ganar del 60% tenemos un 99%) , no funciona, y pone en duda la credibilidad y confianza del tándem, entrenador-deportista.

 

“¡Muy bien!” “¡Qué gran partido!” “¡Has estado espectacular!” ¿Suena familiar? Si eres como la mayoría, has usado estas palabras para alentar a los deportistas, con la esperanza de que se sientan bien consigo mismos, su trabajo y sus esfuerzos. Nuestras intenciones son buenas, pero ¿el efecto no es lo que pretendíamos? ¿Nuestras palabras hacen que los deportistas se pregunten -o incluso se preocupen-, sobre todos los momentos en los que no hicieron un buen trabajo, o hicieron un golpe mediocre o cambiaron de decisión en un momento clave? ¿Qué pasará la próxima vez cuando no estamos allí para dar nuestra bendición a su trabajo?

No es nuestra aprobación, evaluación o crítica del trabajo de un deportista lo que importa. Las personas necesitan llegar a sus propias conclusiones, observaciones y aprendizajes, independientemente del rol que jueguen (compañeros, entrenadores, mentores, padres, madres…), aprobarlas o no debería ayudarles a añadir información a esa autoevaluación, a tenerla en cuenta para próximas veces, para sumar y nunca restar. Si la aprobación no permite que la actitud sea de querer, y se convierte en un freno, barrera o presión, entonces hemos fracasado.

En mentalidad deportiva, somos conscientes de que aplicar esto no es fácil cuando llevamos tantísimo tiempo utilizando una misma estrategia,  por eso no os proponemos, no un decálogo, lo siento, no hay magia… pero si una puerta,  sustituir el elogio evaluativo, por la alabanza descriptiva.

¿Qué es el elogio evaluativo?

Cuando juzgamos lo que vemos en vez de describirlo, estamos proporcionando elogios de evaluación (por ejemplo, bueno, el mejor, perfecto, hermoso, grande). Cuando se adjunta un rasgo de carácter de una persona, en lugar de describir lo que hicieron, estamos proporcionando elogios de evaluación (por ejemplo, honesto, inteligente, generoso, servicial, trabajador). Este tipo de mensajes evaluativos crean dependencia cognitiva (cuando el deportista mira a la persona que da el elogio para determinar su autoestima o su valor).

¿Qué es la Alabanza Descriptiva?

En lugar de juzgar lo que vemos, podemos simplemente describir lo que vemos. El elogio descriptivo es muy específico y proviene de la observación reflexiva. En lugar de describir una acción, podríamos describir lo que el deportista puede estar sintiendo. “Has conseguido jugar a un metro de línea de fondo, y el mes pasado no podías subir tanto. Se te ve muy orgulloso.” Deja que el deportista evalúe sus propias acciones.

 

 

¿Es fácil? No. ¿A todos nos gusta oír lo buenos que somos? Por supuesto. Pero por muy fabulosos que podamos creer que sean nuestros deportistas, al final, lo que necesitan es saber su propio valor, el que ellos le dan, y por lo que van a perseverar. Construir sus “puedos” sobre un 70% de cosas que han sido capaces de hacer y un 30% sobre cosas que están todavía por alcanzar, y no al revés.

 

Mentalidad Deportiva
Mentalidad Deportiva
Utilizamos el deporte como una herramienta para descubrir, desarrollar y potenciar habilidades personales y actitudes proactivas hacia las metas. Mentalidad deportiva = Vida Activa + Salud

2 Comments

  1. Interesante articulo . Aprendo algo con cada sito web todos los días. Siempre es estimulante poder disfrutar el contenido de otros escritores. Desearía usar algo de tu blog en mi blog, naturalmente dejare un enlace , si no te importa. Gracias por compartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *